viernes, 30 de diciembre de 2011

El don de la oportunidad...

Querido Umpa Lumpa,


Pese a que tras más de un año desde que te cacé, aún no he relatado la experiencia... hoy pensaba contarte con pelos y señales cómo fue el proceso de cazar a Galia
Y eso es lo que ahora mismo haría si no fuese porque... tú no te aguantas las ganas. ¿Vacaciones tranquilas en la casita de la sierra? ¡¡¡Para qué!!! ¿verdad?


Y es que, no descubro América si te lo digo, tienes un don, Umpa Lumpa. El don de la oportunidad. Entre todos los dones del mundo a elegir, tú acaparaste varios (el de la impertinencia, el de la hiperactividad, el de...) pero si hay uno que has sabido desarrollar por encima de todo es ese.


Te pondré un breve ejemplo antes de pasar a los hechos:
Si tienes que elegir un momento de hiperactividad de 3 horas de duración por la tarde y te doy a elegir entre:
a-la hora de la comida
b-la hora de la sobremesa
c-la hora de leer cientos de miles de documentos
d-mi hora de hiperactividad
e-ninguna de las anteriores es correcta. Eres un Umpa muy muy bueno.


¿Cuál es coges? A primera vista descartamos d y e. Y si te apetece molestarme en condiciones esocgerías sin duda alguna la c.


Una vez jugado un poco con lo cotidiano, pasemos a lo que (gracias a Dios) no lo es tanto.


(a todo esto, olvídate de que ponga fotos... me he traído la cámara, pero me he dejado el cable, así que pondré fotos del repertorio)


Comienzo;


Todo sucedió en lo que prometía ser una noche armonoisa y feliz en la casita de la sierra.
Deicidiste hacer una breve excursión a la mininaturaleza. Lo lamento Umpitas, pero con estos aires serranos, yo paso de salir a jugar contigo, así que si quieres darte un paseíto, por mí perfecto, pero tú solo. ERROR.


Y es que cuando te pones cabezón a ti te importa media puñeta el romper con la armonía familiar. 
Desde que estamos en la casita de la sierra, sigo manteniendo los mismos principios veraniegos que impuse en otra carta, y que te recuerdo brevemente:


Punto número 5:
Cada vez que Umpa no aparezca en escena habiendo pasado más de 10 minutos desde la última vez que fue visto, todos los habitantes de la casita de la sierra se preguntarán sin cesar ¿Dónde está Umpa? (e iniciarán la búsqueda)


Y eso hicimos.
Umpa Lumpa no aparece...
Búsqueda: debajo de la cama, debajo del sofá, en los armarios... en la mini-naturaleza...
Procedo a hacer el truquito que sólo me vale en la infravivienda para encontrarte. Nada.


Finalmente, y tras múltiples llamadas desde la mininaturaleza, con truquito incluído escucho un levísimooooooo "Miauuuu" (procedente de una cuarta dimensión o algo parecido). Como tú eres así, tampoco te da por repetirlo, total... para qué me vas a facilitar el trabajo.


Si no fuera porque estoy acatarradísima me habría puesto a "olfatear" a ver si el olor a Umpa me hacía intuir dónde narices te habías metido...


Otro "Miauuu" de ultratumba (me sorprende tu pronunciación en este tipo de circunstancias...). Y viene de la derecha.


Informo a los habitantes de la casita de la sierra de las sospechas fundadas  de que estés de nuevo con el allanamiento de morada a vueltas.
Mi progenitor dice con tono divertido imaginándose la situación: "Como esté en casa de Fernando..." (nombre ficticio, igual que podría decir... Manolo)
Carcajada generalizada del resto de los habitantes.


Siguiendo el lema de "divide y vencerás", mi progenitor se dirige a la casa del vecino de la izquierda (donde ya habías estado en verano)
Yo me dirijo a la casa del vecino de la derecha (donde me dice mi oído que puedes estar).


Sin resultados (y tú... mudito... ¡¡quién te ha visto y quién te ve!! Tiene narices que luego no pares con tu verborrea cefaleíca)


Decido saltarme la casa del tal "Fernando" e ir a la siguiente de la derecha, perteneciente a un familiar majete. Y desde su mininaturaleza y gracias al olfato de su cánida (y no a que tú te pusieses a dar pistas) confirmo que... ta ta ta ta chán... estás en casa de "Fernando".


Dibujo para que te hagas una idea....


Ye he aquí donde me toca explicar el don de la oportunidad... Umpi, Umpi... Si disponías de más de 20 casas de vecinos majos donde acabar y sólo una casa de vecino malvado, se podría decir que era altamente improbable que estuvieses ahí. Si tenías 12 horas "diurnas" para armarla, ¿por qué tenía que ser a las 12 de la noche?


Por si no lo sabes "Fernando" es el típico vecino tocanarices que habita en todas las zonas habitables de cada rincón del planeta. Es una persona a la que hay que agradecer al cielo si te dirige en alguna ocasión una mirada medio amable (o simplemente una mirada) Que se queja si te suenas los mocos por la noche (porque haces ruido) y que tiene las puertas de su hogar dulce hogar cerradas a cal y canto.


Obviamente, en cuanto comuniqué a todo el mundo que esa era tu localización sólo hermano M. me dijo: yo llamo... pero entras tú.


Tras una larga explicación y mil o cien mil perdones, una mirada asesina (o dos) me deja pasar... te rescato y si te he visto no me acuerdo. 
"Es que es un Umpa..." "Es que está acostumbrado a vivir en una infravivienda y lo de la mininaturaleza le viene grande..." "Es que..." "¡¡Felices fiestas!!" ...


Respuesta de "Fernando": una sonrisa forzadísima... (prefería la mirada asesina)


Resultado: ESTÁS CASTIGADO. La mininaturaleza queda totallllmente prohibida Umpitas. En verano ya veré cómo lo hago.
No tengo ni idea de cómo llegaste hasta ahí. Pero créeme, no me importa. Porque si vuelves a terminar en esa casa y no sabes volver... va a irte a buscar otro. Yo no. (y viendo los ofrecimientos de todo el mundo, créeme que te quedarías ahí para siempre)


Y es que... a oportuno no te gana nadie, hijo...


(Te he puesto un dibujito para que te hagas una idea.)


(La foto es obra de espécimen R. un día que te pilló in fraganti en la cocina de la infravivienda.)


Supongo que esta es la última carta que te escribo en este año 2011. Espero que en 2012 te calmes un poquito... aunque es lo que esperaba de 2011 ya...


¡¡¡¡FELIZ AÑO 2012 UMPITASSSSS!!!!!
¡¡¡¡FELIZ AÑO 2012 A TODOS LOS COTILLAS QUE TE LEEN LAS CARTAS!!!!


Y especialmente... al enanito de dos metros. Que ahora está cuidando un poco desde la distancia de Galia.



Dulces caricias...

domingo, 25 de diciembre de 2011

¡¡¡Es una niñaaaa!!! ... y se llama Galia

Querido Umpa Lumpa,


Tenía que hablarte de un tema importantíiiisimo desde hace unos días, pero la fábrica de hipocondríacos no me ha dejado demasiado tiempo y desde que estamos en la casita de la sierra no paran de mandarnos recados o boicotear mis ratos libres, así que...


Lo cierto, Umpitas, es que los últimos días en tu tierra natal no es que hicieses que fuesen infernales, pero tampoco fueron del todo tranquilos. El fin de semana pasado decidiste ir a "detallito" por día. Resumo porque voy con prisa y tampoco es para tanto (al menos para lo que me tienes acostumbrada):


-El sábado abrí un segundo la puerta y decidiste conocer el portal. Desconozco completamente las razones que te llevaron a subir impulsivamente las escaleras hasta el 4º (¿añoranzas de nuestro antiguo 4ºA?), pero cuando conseguí cazarte, llevaba una disnea de esfuerzo encima que pa' qué... (efectos secundarios de vivir en el Bajo B) Para colmo, cuando te tuve en brazos te pusiste a emitir pseudomaullidos plañideros a pleno pulmón que no sé cómo no salieron todos los vecinos (aunque yo creo que ya nos tienen fichados)


-El domingo cumpliste por fin uno de tus propósitos del año: Tirar la mosquitera. ¿Ya te has quedado a gusto? Ahora ha quedado un boquete en el techo que es para verlo. A parte de que la habitación ha perdido toda su personalidad. 


Las fotos las dejo para otro día (ya que ¡por fin! encontré la cámara... dentro de un neceser... en fin)


Pero a lo que voooooy, porque esta historia no puede demorarse ya más.


Como bien sabes, Umpa, a mí lo de tener un Umpa Lumpa en casa no es que me haga demasiada gracia. Yo lo que siempre quise es tener un felino simplón. De esos que hacen un poco su vida, se te suben encima y te dan calorcito, les das comer, ronrronean un poco juguetean, duermen y ¡mañana será otro día!. Lo tuyo fue un completíiiiiiiisimo error de cálculo. Tu disfraz consiguió despistarme, pero qué le vamos a hacer.


La cuestión, es que en las proximidades de la infravivienda hay un grupete del felinos simplones (entre los que se encuentra "la amiga") que se dedican a la vida contemplativa.
Un día cualquiera vi a los Micromachine, que no son más que felinos simplones en miniatura y que parecían no estar pasándolo demasiado bien.


Uno no era tan Micro y el otro no volvió a aparecer así que el objetivo quedó centrado en el último...
¡¡¡UNA SEMANA!!! tuvo que pasar hasta poderle dar caza. Y eso que había que darle cuerda para que se moviese Umpitas, porque no he visto felino más estático en la vida.


Todo lo que sucedió en aquella semana te lo contaré en la próxima carta, porque se las trae...


El resultado es esto:




Se llama Galia Micromachine... ¡¡¡Y ES  UNA NIÑA!!!


La llegaste a conocer, aunque de primeras no es que te cayese demasiado bien. Ahora está con unos especímenes humanos de acogida, por una incompatibilidad témporo-espacial. Pero la vi el otro día y estaba taaaaaaan bonitaaaa. Ahora no hay que darle tanta cuerda para que se mueva. Y tiene 20 garrapatas menos. Igual piensas que eso es eliminar sus raíces... pero qué le vamos a hacer...



Que tú te llames Umpa Lumpa es como si Galia se llamase "felina simplona" o como si la Malaúva se llamase "felina con mala uva". Y como los Umpa Lumpa sois poquitos, pero los felinos simplones se cuentan en millones, hay que distinguirlos de alguna forma.


Pero...¿Por qué Galia?
El enanito de dos metros se empeñó en que sin nombre iba a ser imposible que sobreviviese y como  él es un fanático de las guerras (la II Guerra Mundial, la Guerra de las Galaxias... ejem) decidimos honrar a... La Guerra de las Galias

Y es que Umpitas, desconocerás por completo que Astérix el galo vivió en una aldea microscópica de la Galia que no pudo ser jamás conquistada por todo el esplendor del Imperio Romano. Todo gracias a una poción mágica y a una gran fortaleza mental de sus habitantes.


Y así queremos que sea Galia. Por muy pequeñita que sea y muy débil que parezca ¡¡es una superviviente!! Y no se va a dejar conquistar ni por garrapatas, ni por hambrunas ni por cientos de miles de parásitos que se le pongan por delante.


Y no, Umpa Lumpa, ya sé que te molaría un montón liarte a mordiscos con ella (y a mí me aliviaría un montón si así sucediese) pero no va a poder ser... así que...


¿Qué queremos para ella?
Un especímen humano que se haga cargo de ella hasta que la muerte los separe (De una manera estrictamente responsable. La irresponsabilidad vale con los Umpa Lumpa, pero con los felinos simplones no demasiado...)
Y sobre todo... que le aporte la poción mágica para que por muy enana que sea, Galia soporte todo lo que se le venga encima.


Quizás te preguntes que cuál es esa poción..
Pues muchos mimitos, y mucho cariño y esas cosas que yo siempre he querido darte hasta que te pones midriático perdido...


Estoy segura de que Galia sabrá cómo compensar todo lo que se dé por ella.


Y nada Umpitas, que si conoces a alguien que quiera poner una Galia en su vida házmelo saber, ¿eh?


Mientras tanto, agradeceremos un montón su inestimable colaboración a Elvira y HH, que son especímenes humanos de los majetes de verdad.


En fin, Umpa, que nosotros, seguimos disfrutando de la casita de la sierra en tus segundas Navidades por aquí. La Malaúva está algo más calmada con el resto del mundo excepto contigo. Aunque créeme, a veces la entiendo... porque eres de un pesadooooo...


¡¡¡FELIZ NAVIDAD UMPAAAAA!!! (y a todos a los que les dé por cotillear esta carta... ¡¡también!!)


Dulces caricias

viernes, 16 de diciembre de 2011

Cuando se te va la cabeza...

Querido Umpa Lumpa,


Lo sé, mucho tiempo... en fin, siempre acabo empezando así todas las cartas, para qué te voy a contar más.


Pero como quiera que no puede pasar una semana sin que armes alguna "así" de las gordas, me veo en la obligación de resolver nuestros pequeños conflictos cuanto antes.
Y eso teniendo en cuenta que en la fábrica de hipocondríacos están los jefecillos floridos y se han propuesto aguar las Navidades a todos los trabajadores de la fábrica y sus allegados. Tanto es así que por miedo a las cien mil complicaciones que les he metido en la cabeza a las especímenes humanas ET y R han dejado de meterse cacharros diabólicos en los oídos (bastoncillos y cosas así)


Pero no me detengo en preámbulos, que no te creas que se me olvida tan rapidito a mí la que me has armado... ¡¡JA!!


Y es que Umpa, no se puede decir que seas simplemente un ser malvado, porque algún que otro aviso ya me habías dado.
He de decir que estoy plenamente convencida de que no lo haces porque imites la conducta escapista que tienen algunos felinos simplones. Qué más quisiera yo que todo se debiera a impulsos instintivos. ¡Oh, no! Tú primero te aseguras de que yo esté presente en la escena del "crimen", después comienzan los pródromos, y  si no hago demasiado caso ... ACTÚAS.


Paso resumirte lo que yo vi:


 00:30 : comienzo a recoger cosas para irme a la cama (momento crítico si has descansado de más durante la tarde. Para ti descansar de más son 3 horas...)


00:40: Desapareces de escena y veo que sales ¿del cajón de la mesilla?


00:42: Decido observarte y lamento profundísimamente no encontrar la cámara de fotos desde hace una semana... porque lo que vi era para hacer famoso el vídeo de un Umpa en plenos pródromos de la fase maníaca. Te metías por un cajón y salías por otro... Divertidísimo Umpa. Si en vez de trabajar en una fábrica de hipocondríacos me diese por emular a David Copperfield igual hasta me forraba


00:50 (sigo recogiendo...  Tiendo a desordenar la habitación tanto a lo largo del día que luego me cuesta media hora cada día aparentar que soy una persona normal y eso) Paso un poco de ti... así que empiezas a tirar cosas, a emitir pseudomaullidos odiosos, a salir a la ventana, a tirar a apuntes, a salir a lo bestia a la ventana..., a no volver a entrar...


01:00 ... a no volver a entrar... y ¡ZAS! Si es que... tenía que pasar... algún día tenía que pasar. Tiendo a confiar en ti. A pensar que todavía eres joven, que seguro que algún día te portarás bien... hay semanas que me engañas y no das demasiada guerra. Y claro, dejo de estar alerta.


01:01: oigo un sonido tremendo que no quiere decir nada más que estás trepando por la malla que te separa de un barrio hostil. En cuestión de miliseguindos mis sistema adrenérgico se pone a punto, levanto la persiana para ver si eso te asusta y te hace bajar... ¿y qué me encuentro? Que estás a puntiiiiito de caer hacia el barrio hostil. 
-Lanzo una porción de cacalate que estaba recogiendo en ese mismo instante
-Me subo a la ventana con agilidad asombrable y consigo amarrarte de una pata con todas mis fuerzas (sólo de imaginarme que iba a tener que salir a las 01:00 en pijama a la calle, saltar una valla y tratar de rescatarte...)
-Te intenté coger el pellejo y te arrastré hacia dentro como buenamente pude.


01:02: la ventana está cerrada y tú estás dentro chupándote suavemente una patita de tu disfraz. 
Yo, intentando bajar mi frecuencia cardíaca con respiraciones profundas y maldiciendo el día que te cacé.
Me miras con cara de circunstancia como diciendo: "tampoco era para ponerse así..."


Dejo un vídeo de otro día, para que veas en qué consiste la jugada. Ni que decir tiene que ayer estabas en posición "gato-pollo" arriba del todo de la verja. Ni siquiera asomadito como te había pillado otras veces.
video




Para colmo, hoy, cuando se lo cuento a espécimen R. va y dice: "Pobrecito, a lo mejor se ha hecho daño?"


¿Cómoooooooooooo? La que se hizo daño fui yo, que acabé con toda la cal de la pared incrustada en la mano y una quemadura (vale, no muy grave...) en todo el antebrazo.


Eso sí, reconozco que en mitad de la noche, pensé que quizás te hubieras muerto (pensamientos absurdos de tutora legal...), porque estabas demasiado tranquilito. Te tocaba y ni te movías. Te zarandeaba y nada. Hasta que sentí tus dientes clavándose con todas tus fuerzas en mi mano. Y yo preocupada...


Sobre los felinos Micromachines de los que te hablé (que se multiplican y se dividen) no tengo muchas ganas de hablarte. Me tienen tristona. Pero le tenemos que dar las gracias a una chica que colecciona felinos "simplones" por su inestimable colaboración. Tú no viste la escena, pero da gusto conocer a gente que está más pirada que una misma. 


La semana que viene nos vamos a la casita de la sierra, yo te aviso. A ver si de ahí vuelves más tranquilillo.


Dulces caricias... psssss


PD: no volverá a pasar. Mañana cerraré el poco espacio para escaparte que tenías y convertiré la ventana en un búnker.


PD2: esta tarde, mientras me quedaba dormida encima de los apuntes... he soñado que te escapabas pero por el balcón... en fin, lo que me faltaba...



miércoles, 7 de diciembre de 2011

De terrorismo y felinidades

Querido Umpa Lumpa,


No es que hayan sucedido  muchas cosas entre nosotros,  pero yo sé que si no te escribo te revuelves y te pones insoportable. 
Llevas una semana en tu línea, vamos. Si nada que destacar, pero no porque te pases 20 horas durmiendo precisamente. 


Hay una panda de cotillas que leen las cartas a los que misteriosamente les caes bien (a partir de ahora los meteremos dentro del grupo de: "club de fans de Umpa Lumpa")
Van por ahí diciendo que si eres un antisistema , que si podrías liderar el 15-M... ¡¡Qué más quisiera yo!! Que salieses a la calle a acampar unos días y dejarme un poco en paz. Pero no caerá esa breva. Yo más bien diría que tienes pinta de terrorista extorsionador.


Y es que Umpitas, como ya te dije, te he condicionado mejor que Pavlov a su perro, pero has pasado de recibir un refuerzo positivo a EXIGIRLO. 
Añadir leyenda
Tu modus operandi consiste en que cuando me acerco al armario donde "escondo" las chuche-galletas made in Mercadona me miras con cara de: "sé dónde están, así que ya me puedes ir dando una"
Yo intento continuar con mi vida habitual ignorando tus advertencias.
Vuelves a insistir y emites  pseudosonidos como diciendo "o me lo das o la armo..."
Yo: ignoro
Tú: "En serio, dámelo. Que la armo ¿eh?" + pseudomaullido
Yo: "Haz lo que te dé la gana"
Tú: "Hala, tú lo has querido: //MARRAAAUUUUUUUU, MAAAUAUUUUU, MARRIIIUUUUUUUU, MEEEEEEEUUUUUU, MAAAAAAAAAIIIIII //


Todo esto a las 7 de la mañana a todo trapo, para ver si consigues despertar a las cohabitantes del Bajo B y ya de paso a todo el vecindario.
He de decir, Umpitas, que me gustaba más dártelo cuando no me sentía extorsionada.


Leerte la cara, es sumamente fácil. Se nota que lo que llevas puesto no es más que un disfraz. Precisamente en  la última carta, en la que te comentaba acerca de tu secuestro, Gema, una espécimen humana que colecciona felinos simplones, transcribió perfectamente lo que estabas pensando (confirmado por tu secuestrador): "vale, ya has hecho la gracia ¿¿Y ahora me sueltas??


En fin, Umpitas, hoy tengo que contarte alguna de mis cosas tontas:


La amiga cada vez es más descarada. Ya le podrías decir que controlase un poco su hambre desaforado. Ayer me estuvo siguiendo indiscretamente 30 metros antes de llegar a casa. Y cuando me ve salir, se pone a maullar la tonta como pregonando "¡¡Vecinoossss, MIRADDD, esta es la tonta que me da de comer!!"


Y es que Umpitas, yo ya voy alerta con esto del control nutricional de la población estupidil felina. Resulta que hay un felino simplón tamaño Micromachine que te caería genial y que me da bastante penilla (si algún cotilla está interesado, yo lo cazo, que después de cazar a un Umpa Lumpa, no hay nada que se me resista); así que de vez en cuando intento llevarle un poco de tu comida, para ver si crece y tal.
Ayer, iba yo muy ufana, cuando un hombre me para y se da la conversación siguiente:
Antes de que te cargases el juguete


Hombre (H): ¿Tú les das de comida a los gatos?
Yo: -simulando cara de absoluta sorpresa- ¿¿YOOOOO?? Noooooo... ¡¡qué va!!
(Me pongo a mascar pensamientos muy fuerte para ver si el hombre lo percibe: "por favor, cómo se le ocurrirá a usted pensar eso. ¡Estúpidos felinos!")


H: No, si no pasa nada ¿eh?. Yo alguna vez también les he echado. ¡¡Ve ve, échales!! Que no me parece mal.
Yo: -reafirmando mi posición hasta la muerte- ¡¡No, no, si yo no les doy de comer...!!


En fin, Umpitas, esto no tendría ni pizca  gracia, si no fuera porque mientras yo negaba rotundamente los hechos, llevaba en una mano una botella de agua y un cuenquecito y en la otra una caja con pienso de felino. Además, me dirigía caminando hacia una pared (luego o era una impaciente psiquiátrica (que todavía está por negar) o la cosa estaba más clara que el agua de manantial. 


Así que tendré que seguir caminando con 20 ojos y esperar que "la  amiga" no me delate...


Tendría más cosas que contarte de la fábrica de hipocondríacos, pero lo dejo para otro rato.


Dulces caricias


PD: En la foto tú, mimetizado con mi abrigo y quedándote dormido en medio de la lectura. Y en la segunda foto... tú... antes de que arrancases el juguete del rascador.