lunes, 13 de marzo de 2017

Una niña... ¡¡de nombre Galia!!

Querida Galia:

Me toca escribirte hoy a ti la carta, porque, no hacerlo, implica no continuar con el blog. Es de recibo.
Galia Micromachine
Cuando te rescatamos eras un saquito de huesos lleno de garrapatas. Pensábamos que tenías 1 mes. Pero te estimaron por lo menos dos meses (los colmillos no podían mentir). ¡Anda que no nos sorprendíamos cuando mirábamos el mínimo espacio entre barrote y barrote por el que pasaste el día que te sacamos de las inmediaciones de la infravivienda! Minúsculo. Siempre pensamos que dos días más, y nunca más te habríamos visto.

La historia fue compleja. Por entonces, vivía en la infravivienda con espécimen humano R y ET. Magníficas compañeras. Pero los tiempos de la abundancia conmigo, no llegaste a experimentarlos tú (son recientes, querida). Así que las posibilidades de tenerte en el mismo espacio eran nulas.




Por ti, Galita, hicimos la locura de recorrernos 1200 km en menos de 24 horas para llevarte a la casita de la sierra. El que ha sido tu hogar.
Previo a eso, hubo una serie de lamentables comentarios de quien "pretendía ayudarte" que me recomendaron que te devolviera al lugar de donde habías salido: la calle. Porque total, lo inmediato de salvarte la vida ya lo habíamos conseguido.
En algún momento, sospeché que esa persona sabía la verdad (o eso quiero pensar... porque si no, la frase se me hace bola) . Y que en un intento de proteger al Umpa, lo soltó y ya.
La verdad se llama Leucemia Felina. Sí Galita. Lo supimos pronto. En cuanto llegaste a la casita de la sierra pasaste revista. Y lloré, ¿eh?. Minúscula con 3 meses y leucemia.
Ya lo sabes, Galia, no tardamos mucho en afirmarnos el plan a seguir: "no pasa nada, lo que viva, que sea feliz y que no le falte de nada"



No sé si fuiste feliz, Galita. Siempre fuiste más pequeña de lo normal. Poquita cosa. El pelo se te puso precioso en algún momento, eso sí. Siempre conservaste la cara que nos hacía pensar que eras hija del "caratriste" (un felino simplón de aquella desgraciada colonia que tenía cara de aflicción perpetua). Asustadiza. Huidiza hasta las 10 de la noche... momento en el que te transformabas en una felina receptora de cariños (muy selectiva, eso sí... no te valía cualquier mano). La conexión real fue con mi progenitora. Siempre dio la impresión de que tenías mucho miedo.

No sé si fuieste feliz, Galita.
Pero nunca te faltó comida, ni rascador, ni una mininaturaleza a tu alcance ni un árbol al que subirte, ni un pájaro al que poder cazar.

Siento si no pudimos hacer más por ti.

Hace poco cumpliste 5 años. Durante ese tiempo, pensé que igual las pruebas se habían equivocado. Porque hasta entonces habías estado estupenda.
El sueño terminó.
La enfermedad despertó.
Hace un mes decidimos que no queríamos que pasases un día más sin comer. Que ya habías pasado demasiados al principio. Que sería romper con la promesa que te habíamos hecho de que no te faltase de nada.


Perdona por no haber estado ahí. Ya sabes que nos despedimos en diciembre... por si acaso. Y ahí quedó.

Si el Umpa vuelve a la casita de la sierra, no sé si te buscará. No sé si se acordará de aquellos juegos interminables. De aquella relación fraternal que solo tuviste con él.

Gracias por estos años en los que nos dejaste soñar.

The dream is over.



Dejo algunas fotos, Galia:




Momentos compartidos con Umpa Lumpa en la infravivienda. Antes de la fuga a la casita de la sierra (imagen de la derecha)


Las siguientes imágenes son en la casita de la sierra:


Compartiendo sofá con la Malaúva. Que también nos dejó, pero hace ya un año. 









Fotos de un día en que te dio por posar







Galia. Galia Micromachine. Alias "estúpido guepardo"

36 comentarios:

  1. Podías habéis puesto mi foto cuando ma cace.
    ¿Cómo no iba a ser feliz? Le faltaba sarna que rascar.
    Dice Ferny que no hay derecho, que tiene una apuesta con Pumpas para ver cual la casca primero, pero que Galota no participaba.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiré de disco duro...
      La apuesta la perderá Ferny el día que vea cara a cara a Umpa Lumpa. Se infartará de inmediato al ver a un ser tan inteligente y bello al mismo tiempo frente a su cara. Morirá de soberbia en apoptosis.

      Y no... Galita no participaba =(

      Eliminar
  2. Ay, qué penita! Al menos fue feliz, estoy segura, y tuvo 5 años de regalo para ella y para sus humanos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Galita... Pero sí que es cierto que "le salvamos la vida". Que siempre supimos que la tendríamos menos tiempo. Y que con el paso de los años, le habíamos llegado a perder el miedo a la enfermedad, que finalmente se manifestó. Pero sus 5 años buenos no se los quita nadie... y a nosotros menos!

      Eliminar
  3. Ay...después de tanto tiempo vengo a hacerte una visita y mira lo que me encuentro...te digo las verdades que siempre se dicen en estos casos, las que te habrán dicho y las que he oído yo cada vez que uno de los míos ha decidido irse: cada día de felicidad suyo ha sido gracias a ti. Y no solo eso, eres un poco mejor persona (en tu caso ya es difícil) con cada uno que pasa por tu vida. No importa si se queda quince días o quince años. Compensa todo: que te llamen loca, que te gastes una pasta, que te tengas que levantar cada tres horas para cambiarle el vendaje, que te hagas 30 km todos los días durante un mes para darle un antibiótico...compensa todo. No sabes cómo me alegro de volver a leerte. Prometo no irme más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que sí que compensa, porque yo no me arrepiento ni me arrepentí en ningún momento del tiempo que dedicamos a que tuviese un hogar, del dinero invertido en su salud...
      Al principio parecía que no iba ni a sobrevivir. Y al final, nos ha sorprendido a todos, incluyendo a los veterinarios, cuando les recordaba que era una gata que había contraído la leucemia al poco de nacer. Hubo un momento que nos permitió soñar. Verdaderamente, pasaban los años y nunca dio un síntoma. Parecía totalmente sana. Pero los dos últimos meses fue un bajón progresivo... Primero los ojos... prácticamente ciega (incluso la llevamos por si acaso podía ayudar en algo a un oftalmólogo veterinario) y luego ya continuó el bajón, hasta que hace un mes que decidimos que merecía irse dignamente. No fue una gata muy sociable. Siempre tuvo mucho miedo. Pero verdaderamente no me arrepiento de nada.

      Eliminar
  4. Jo, no he podido mirar las fotos, al ver en la primera que se parecía tanto a la gatita que se me murió hace cuatro años me las he saltado.
    Lo siento mucho, pero ha sido un regalo para vosotros haberla encontrado y haberla disfrutado.
    Besos y uffff, tengo un nudo en la garganta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he sido de gatos atigrados pardos... por casualidades de la vida... no por otra cosa.. jaja Charlie es el segundo felino simplón de mi vida que se sale del concepto de atigrado pardo.
      Muchas gracias por tu comentario. Efectivamente, el regalo no se lo hicimos nosotros a ella... ella nos lo hizo a nosotros.

      Eliminar
  5. Lo siento mucho, yo también tuve una gata que rescate de la calle con leucemia felina, a la que llame Galia gracias a este blog, pero no tuvimos tanta suerte, tendría unos dos años cuando la rescate de la calle y sólo conseguí que compartiera su vida conmigo durante año y medio. Al final venció la enfermedad, pero eso sí mientras vivió no le faltó de nada, espero encontrarmela al final de mi camino en esta tierra, a ella y a todos los que he tenido la suerte de proteger. Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí, Susana.
      Qué casualidad que llamases Galia a tu gata.
      Te digo lo mismo que me van diciendo, además... para mí, solo haberle dado un mes bueno, ya habría merecido la pena. Es triste. Triste porque en algún momento se me olvidó que tenía leucemia. Pero a la vez me alegro de que se cruzara con nosotros. Y me alegro mucho de que tu Galia se juntara contigo. Como me dice mi padre: "no puedes salvar a todos los gatos del mundo" Y yo ya sé que no... yo sola no... Pero lo intento. Y como yo sola no puedo, hay gente genial, como tú, que contribuye a ese proyecto mundial!! =)
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  6. Se me han saltado las lágrimas. Sigo tu blog desde hace tiempo y recuerdo el día que contaste como fue el rescate de Galia y su traslado a la que sería su casa. Y me emocioné como cada vez que se salva la vida de uno de estos pequeñajos.

    Yo sí que creo que ha tenido una vida feliz, medida en estándares felinos: comida, agua, cobijo y seguridad física. Y... cariño, mimos y, encima, una mininaturaleza. Si eso no es el summun de la felicidad gatuna que venga Bastet* y lo vea.

    Mis dos gatitos y yo te mandamos muchos ánimos y un beso fuerte.

    * Diosa egipcia representada con cabeza de gata

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que, de todos los felinos simplones rescatados (que han sido todos los felinos simplones que han pasado por mi vida), este fue el caso más complicado. Todo fue complicado. Pero Galia era una luchadora, y aunque con mucho miedo, salió adelante.

      jajaja yo creo que también cumplirá los cánones de Bastet de felicidad felina!!

      Gracias por pasarte y saludos y mimos a ti y a tus dos gatitos!
      Un abrazo

      Eliminar
  7. lo siento mucho, irene. pero estoy seguro de que no pudo estar mejor cuidada. las fotos son preciosas. <3
    un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  8. Yo que iba a decirte que me alegraba de que volvieses al blog, que me alegro, que conste en acta, y veo que es por eso :(
    Pero bueno, me da mucha pena pero veo que no faltasteis a vuestra palabra y que le distéis todo lo que podíais. Tuvo mucha suerte al toparse contigo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace ya un mes... era entrada obligada. Sin ella... es como que no podía escribir más.
      Ella tuvo suerte, la verdad es que sí. Siempre tuvimos claro que de no habernos topado en ese segundo con ella... poco más habría durado. Pero sin duda, nosotros tuvimos suerte con ella.
      No se le puede reprochar nada... Dio poquísima guerra y muy poquitos disgustos (el único disgusto fue el diagnóstico)

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Cuanto lo siento Irene, cuanto lo siento.
    Solo puedo pensar que afortunada Galita por hallarles y afortunados ustedes por haberles tenido y todo el amor que le dieron y recibieron de ella.
    Era preciosa Galita, que descanse en el ese lugar especial al que seguramente irá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte!!! Y gracias por el comentario. Es verdad que ella fue una afortunada... Pero nosotros fuimos unos agraciados con ella... No se le puede reprochar nada... No dio guerra ninguna.

      Eliminar
  10. No quería leer esta entrada pero sabía que la ibas a escribir. Necesitamos hacer esta catarsis cuando se nos va alguno... No te preocupes, que seguro que Luhay la encuentra por allí y será con ella todo un caballero.
    Seguro que fue feliz. No pudo tener mejores papis humanos que vosotros. Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí... Sin esta entrada es como que no se podía continuar con ninguna más.
      Confío en Luhay. Ella fue muy de "Umpa". Nunca consiguió que los felinos simplones se llevaran bien con ella (quería jugar pero cuando ella quería... no cuando los demás querían... Y eso con el Umpa es fácil... porque siempre quiere jugar, así que con que le piques un poco... jajaja)
      Ojalá se encuentren.

      Un abrazo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  11. 'Estúpido guepardo' es un alias fenomenal, estoy seguro de que cualquier gato se sentiría honrado de habérselo ganado. En el caso (muy dudoso) de que los gatos tuvieran honor, ya me entiendes.

    Jo, con lo contento que me he puesto de ver que (¡por fin!) decidías regalarnos una entrada nueva, y mira que ha sido triste, ¿eh? Estoy seguro al 100, o mejor dicho, al 200% de que vivió con vosotros la mejor vida que pudo aspirar a tener. Y seguro que te da las gracias por ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un alias estupendo... Siempre fue "estúpido guepardo" Porque corría que se las pelaba cuando se asustaba de algo...
      Otros nombres célebres son "tigre de Bengala" (para Umpa Lumpa... con mucha honra, también... si es que tienen honor... jaja) e... "Hipopótamo bobo"... Ese no mola tanto. Pero la Malaúva lo sabía lucir muy bien...

      Necesitaba escribir esta entrada para poder escribir más.
      No sé si en algún momento tuvo expectativas de cómo debía ser su vida... Pero no pasó ni hambre ni frío. Y encima tenía hasta jardín. Espero que el miedo permanente que tuvo le dejase vivir feliz en algunos momentos.

      Eliminar
  12. Uh, que lastima! Pobrecita! Como cuestan esas despedidas, uno se encariña tanto!
    Le has dado todo tu amor durante su corta vida, eso es mucho..
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... las despedidas siempre son difíciles. La verdad es que inicialmente no pensamos que fuera a vivir tanto. Cada año fue un regalo.
      Gracias por pasarte. Un saludín!

      Eliminar
  13. Qué bonita entrada, qué tierna y triste a la vez. Nunca he tenido gato, pero leyendos entiendo los sentimientos que os generan.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantan los animales... Pero los gatos son especiales.
      Sé que no es tu caso... pero casi todo el mundo que reniega de los gatos... NUNCA ha tenido un gato... jaja. Hay que vivir CON ellos para saberlo. Pasas a ser su animal de compañía. Y es extraño.. jaja
      Un abrazo y gracias por pasarte

      Eliminar
  14. Uff, y yo que andaba hoy con bastante sentido del humor. Me ha puesto muy triste esta entrada. Lo siento mucho tesoro y sobretodo que no pudieras estar, aunque siempre estarás porque la salvaste!, más que eso, no se puede hacer.
    Te preguntas si fue feliz? Tú qué crees? Sabes que lo fue, sabes que ha tenido un hogar y una vida gracias a ti, así que no dudes ni un momento que lo fue.
    Millones de besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hicimos lo que pudimos... Al menos pudimos disfrutar un tiempo de ella y darle un hogar.

      Eliminar
  15. Jope...yo reconozco no ser muy gatuna pero lo cierto es que era preciosa. Lo lamento mucho, créeme que sé lo que es no haberte despedido de ella porq a mí me pasó lo mismo con mi perro y es una espinita que se quedó ahí, clavada. No dudes un instante de que la salvaste y fue muy muy feliz.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lástima... pero bueno, sabíamos que podía pasar. Incluso inicialmente pensábamos que pasaría antes... Así que, al menos pudo disfrutar de un buen tiempo y nosotros de ella.

      Eliminar
  16. Piensa si ella os dio felicidad y encontrarás la respuesta de si se la disteis vosotros a ella.

    ResponderEliminar
  17. Cuanto lo siento , seguro que ha sido súper feliz , ha tenido una gran vida gracias a que le disteis la oportunidad , pensar en todo lo bueno que ha vivido , besazos

    ResponderEliminar
  18. Me ha recordado a mi querido Black que nos dejo hace un mes y medio. Que gata tan monina y cuanto lo siento
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento también lo de Black... =(
      Un beso, saludos y gracias por pasarte!

      Eliminar